26.5.16

Por la reconfiguración del mapa político (Juan Carlos Rivera Ramos)



En una coincidencia inusitada entre los líderes carismáticos del Partido Nuevo Progresista, la derecha estadista y líderes tradicionales de la izquierda independentista, se llama a boicotear o no votar por el socialista democrático, Bernie Sanders, en las primarias presidenciales del Partido Demócrata de los Estados Unidos, a celebrarse en Puerto Rico el próximo 5 de junio. Se suman estos a la élite política del Partido Popular Democrático, quienes, al igual que los líderes del PNP, apoyan a Hillary Clinton. A todas luces, los y las líderes tradicionales de las tres fuerzas políticas hacen un llamado al orden, a obedecer la línea de partido, o a seguir las prácticas tradicionales basados en principios ‘eternos,’ obviando así la coyuntura histórica y política que contextualiza la práctica de todo principio ético.
Sin embargo, nos honran con sus quejas, pues demuestran que algo hacemos bien y que se les va el monopolio político de las manos. Estas reacciones y llamados al orden visibilizan las grietas de tres discursos y formas de liderato que insisten en encuadrar la lucha por la justicia social (que incluye la descolonización) en tres “fórmulas de estatus” dictadas de “arriba hacia abajo” y con voz masculina. Otras fuerzas políticas se asoman, y van cuajando expresión y fuerza. Las vimos en el teatro de la Universidad de Puerto Rico y las vemos en las redes sociales y en la calle. Son herejes, y no titubean al momento de sentarse a la mesa con estadistas, soberanistas o independentistas para luchar en contra de la dictadura del capital financiero, a favor de la profundización de la democracia, por los derechos de las mujeres, en contra del colonialismo y el racismo, a favor de la comunidad LGBTTQ, en contra de la “codicia de la clase millonaria”, como dice Bernie Sanders, en contra de Wall Street, y a favor de los pobres y la clase trabajadora.
La campaña de Bernie Sanders llamó a un “political revolution” y le tomamos la palabra. Nos sumamos a múltiples grupos y luchas para incluir las nuestras, rompiendo así la hegemonía de los partidos y los líderes locales. Preferimos la heterodoxia de la democracia ciudadana frente la ortodoxia que imponen los partidos y movimientos encuadrados en fórmulas de estatus y estructuras jerárquicas que no nos representan.
Llamamos a los que se entusiasman con la “political revolution” y la candidatura de Bernie Sanders - independentistas, estadistas, soberanistas, libreasociacionistas - a que salgan a votar y desobedezcan el llamado al orden de los mismos de siempre. Agüemosle la fiesta Hillarista, y salgamos a ganar en unas elecciones históricas que definirán, no solo una parte importante de las condiciones sociales en los Estados Unidos y Puerto Rico, sino también el mundo. Participemos de la reconfiguración del mapa político mundial. Contra el neo-fascismo de Donald Trump, contra el neoliberalismo depredador de Hillary Clinton, votemos por el socialismo democrático de Bernie Sanders. Que esta elección primarista sea solo el comienzo de una plataforma heterodoxa y plural para la politización ciudadana fuera de los dogmas de partido y enfocada en la justicia social, aquí y ahora."



12.2.16

Resoluciones de la Facultad de Derecho sobre Plazas Docentes y Beca Presidencial

En reunión celebrada el pasado miércoles 10 de febrero, nuestra Facultad (Derecho) aprobó dos resoluciones sobre asuntos sumamente importantes y de interés para la comunidad universitaria y en especial para el Recinto de Río Piedras.


El primer asunto es el proceso relacionado al reclutamiento de docentes que según se recoge en la propia resolución, en el caso del reclutamiento de una plaza docente en nuestra Facultad, se indicó que la Escuela debía hacer el reclutamiento sin la participación de nuestra Facultad, es decir, sin el Comité de Personal ni de nuestra Decana y sin la correspondiente convocatoria, amparándose en "interés institucional" por vía de la otorgación de una Beca Presidencial. La resolución explica la secuencia de hecho y el pronunciamiento de la Facultad sobre el asunto.

El segundo aspecto, relacionado, y que se discutió ampliamente en la reunión de Facultad, fue el proceso de la otorgación de Becas Presidenciales. La Facultad de Derecho entiende que es indispensable -particularmente en tiempos de crisis como el que confrontamos- que las circunstancias de otorgación y convocatorias para la otorgación de la Beca Presidencial se hagan con la más alta transparencia y acorde, por supuesto, a los estándares correspondientes. Por esta razón, la Facultad le pide al Presidente de la UPR que le informe a la Facultad y a toda la comunidad universitaria el proceso de otorgación y convocatorias de las becas presidenciales otorgadas durante el periodo 2014-2016.

Comparto las resoluciones por ser de interés de toda la comunidad universitaria.



2.2.16

Sobre la situación de la Universidad

Sobre la situación de la Universidad
2 de febrero de 2016
Érika Fontánez Torres
Senadora Académica UPR-RP

En reunión del Senado Académico de Río Piedras, celebrada el pasado jueves 28 de enero, recibimos la visita del señor Norberto González, Director de Finanzas y del señor Basilio Rivera, Director de Presupuesto de la Oficina del Presidente. Ambos acudieron al Senado para ofrecernos una presentación sobre el “estado de cosas” de la Universidad. Esto, en vista de la crisis fiscal y presupuestaria que enfrenta la Universidad, y como consecuencia de la falta de remisión del presupuesto correspondiente a la Universidad por parte del Departamento de Hacienda. En sus presentaciones, estos discutieron algunos asuntos generales de carácter fiscal, las acciones en el corto plazo que la Presidencia está llevando a cabo y que está contemplando en vista de la situación. Como sabemos, en el mes de diciembre pasado, el Presidente ordenó la congelación del presupuesto de los Recintos, lo que implicó la centralización de la toma de decisiones fiscales y de presupuesto. Esto último con implicaciones concretas y materiales para la operación de la Universidad en su día a día. 

En los pasados días, y evidentemente ante el escenario de incertidumbre y las malas noticias diarias que recibimos, colegas docentes, estudiantes y compañeros no docentes nos han preguntado por el informe emitido, su contenido, y si este aclara la situación. Lo que sigue es un resumen de lo que considero son los asuntos más importantes discutidos ese día y –quizás más importante- lo que a mí entender son las interrogantes que quedaron de la presentación. Asimismo, como plantearé más adelante, mi parecer es que este informe, tanto en contenido, como en términos de lo que implica que quien se dirija a nosotros sean dos analistas financieros, ejemplifica la falta de liderato universitario que pueda colocar a la Universidad en el lugar que le corresponde en el escenario de crisis que enfrenta el país. Como mínimo, este informe debe llevarnos a exigir más información y a de alguna manera organizarnos para exigir un plan académico y administrativo sistémico acorde con la situación que enfrentamos. 

En primer lugar, cabe señalar que lo que recibimos de Presidencia no fue sino un informe muy general e impreciso de los diversos escenarios fiscales que podría enfrentar la Universidad ante la crisis fiscal del país. Se trató de escenarios hipotéticos, sin ninguna propuesta de plan detallado y todo sobre situaciones de hecho poco certeras porque en esencia, todo depende totalmente de las acciones del gobierno, las que sabemos que tampoco tienen un cuadro claro. Peor aún, dicho informe, solo contempla mantener el ya precario status quo a partir de criterios meramente técnico-financieros. Lo menos que la Universidad pública del país debe tener es un plan estratégico para garantizar su operación a partir de su objetivo más importante: el acceso y ofrecimiento de una educación universitaria de calidad y la producción del conocimiento.

I. “Flujo de Efectivos” (Transcribo de la explicación del señor Norberto González, director de Finanzas en Presidencia).
La Ley núm. 2 de 1966, establece las fuente principal de ingreso de la Universidad para cumplir con sus objetivos. Debe recordarse que distinto a lo que se tiende a decir, esto no es ni debe concebirse como un mero “subsidio” sino que se trata de un renglón presupuestario del presupuesto del país para fines de educación superior, investigación, creación, robustecer a la ciudadanía y a la sociedad en general mediante la capacitación y el pensamiento crítico de sus ciudadanos.

El número base de presupuesto recibido a junio 30 de 2014 fue 833.9 millones pero la Ley de Sostenibilidad Fiscal congeló en esa cantidad de dinero la llamada fórmula como parte de su “estado de emergencia”, por lo que para el 2015 y 2016 ese debía ser el dinero presupuestado. Una Orden Ejecutiva del Gobernador actual, el pasado 30 de junio de 2015, establece una reserva presupuestaria de 1.5% adicional, que además reduce el presupuesto de la Universidad en 12.5 millones de dólares que del número base, además, se congela para crear una reserva que aplica al año fiscal en curso. La Universidad también recibe dinero de asignaciones de la Legislatura y otros como fondos federales de grants, etc.

En total son 68.5 millones al mes que recibe la Universidad según ahora la fórmula congelada. La nómina mensual es 65.5 millones. Otros gastos que tiene la UPR: servicios, suplidores (AEE, seguridad, agua), plan médico. Además, se paga el servicio de deuda, es decir, emisión de bonos, pago a los bonistas, que se han estado haciendo al mes 4 millones de dólares a un fideicomisario y de ahí se paga directamente a los bonistas. Hay otras emisiones relacionadas con Plaza Universitaria y otras deudas con el Banco Gubernamental de Fomento. No se ha fallado en el pago de deuda. Otros ingresos: matrícula, Ley de Juegos de Azar, proyectos federales, plan de práctica profesional, otras partidas misceláneas. 

Situación actual: En octubre, noviembre y diciembre de 2015, los atrasos del Departamento de Hacienda en enviar el dinero que le corresponde a la UPR fueron aumentando y actualmente hay incertidumbre de cuándo y cuánto Hacienda enviará lo que le corresponde a la UPR. Además, el BGF restringió los fondos que la UPR tiene en el banco, lo que ha limitado las transferencias que la UPR puede hacer para cumplir sus pagos y el dinero disponible en esa cuenta, por lo que lo que la UPR tiene en el BGF no cuenta como liquidez.

1. El señor Norberto González, hizo claro que el Departamento de Hacienda no está enviando a la Universidad el presupuesto necesario para su operación. Al momento del informe la UPR se encontraba con 95 millones de dólares menos de lo que le corresponde según la ley y para poder operar. Según González, la UPR mantiene comunicación constante con Hacienda y aunque no tienen certeza de fechas, Hacienda dijo que emitiría semanalmente cierta cantidad de dinero. 

2. La Presidencia contempla tres escenarios de cara al 30 de junio, final del año fiscal, y todos los escenarios basados en que en efecto, Hacienda no enviará para el fin de año fiscal lo que le correspondería a la UPR para su funcionamiento. Los tres escenarios son los siguientes: (1) Que al 30 de junio, Hacienda le deba a la UPR 1 mes de remesas, es decir, la UPR contaría con 68.5 millones menos (escenario optimista, según dijo); (2) Que al 30 de junio, Hacienda le deba a la UPR 1 mes y medio de remesas, es decir, 103 millones de dólares (el escenario el más cerca de la realidad); (3)Que al 30 de junio, Hacienda la deba a la UPR dos meses, es decir, que la UPR tenga 137 millones menos de lo que le corresponde de ingreso. 

¿Qué implicaciones está teniendo y tendrá todo esto? Retos serios, según dijo González. Afecta atrasos a los suplidores y otras medidas que ya se han estado tomando como la congelación de “transacciones de personal”, alteraciones Hacer ajustes al presupuesto. Se le ha pedido a cada Recinto “ajustes”, mencionó por ejemplo cosas no esenciales, como “viajes”.

¿Qué escenario está contemplado? 
-Se contempla que los ajustes que se hagan no afectarán, según se dijo, el pago de nómina, el plan médico y el servicio de deuda.

-Hasta nuevo aviso: Manejo centralizado del presupuesto. Esto implica que los rectores tienen las manos atadas para establecer prioridades y tienen que hacer todas las peticiones a la Presidencia quienes tendrán la última palabra. Las rectorías tienen que justificar que son “cosas necesarias”, no “cosas discrecionales”. La toma de decisiones, que ya era vertical ahora es aún más centralizada y los sectores universitarios no solo no estamos participando en la toma de decisiones y prioridades sino que la información no es transparente. (Sobre este aspecto refiero a la Certificación emitida por el Senado Académico de la UPR-Mayagüez que cuestiona esta centralización). Cabe señalar que algunos senadores académicos cuestionaron esta medida, particularmente por lo que implica en términos de qué prioridad tienen los asuntos y criterios de carácter académico en esta toma de decisiones. Además, la centralización da al traste con la posibilidad de participación de los componentes de la comunidad universitaria desde las facultades hasta otros organismos administrativos.

-Becas, préstamos y grants federales y pareos no se afectan por esta situación.

-Elementos a considerar: Sabemos que hay un Plan de Ajuste Fiscal que aunque no se ha aprobado, habría que considerar, proyectos de mejoras fiscales requieren desembolsos grandes que posiblemente se re-evaluarán y se pospondrán, depende de la necesidad.

-Transacciones de personal congeladas: “Tema difícil”, dijo, y en particular pero si es una transacción que requiere aumento de salario, no podrá ser porque “desde el concepto financiero” se está tratando de evitar.

-Evaluar actividades si tienen razones importantes para mantenerlas o si deben excluirse.

II. Presupuesto:
La presentación del Director de Presupuesto, el señor Basilio Rivera, se concentró en lo siguientes puntos:

1. Abordó lo que identificó como “la parte técnica u operacional”. 

2. Áreas no afectadas: grants federales y pareos de nómina, viajes, compras y estipendios de estudiantes. Tampoco se afectan aquellas actividades que generan sus propios ingresos.

3. Áreas de limitación: planes y proyectos de mejoras permanentes, lo que dependa de efectivo en banco. Se protegerá del efectivo en banco las nóminas, aportaciones patronales, ayudantías. Se afectan nuevas compras, nuevos compromisos hasta junio 2016. 

A raíz de estos informes, que como bien los funcionarios describieron, son informes de flujo financiero, “de cash” o de partidas presupuestarias que se han alterado, urge que la Presidencia de la Universidad, junto a los Rectores y Rectoras le expliquen a la comunidad universitaria, cuál es el plan de cara a esta situación. Urge que quede claro que no solamente merecemos transparencia e información sino que debemos ser también artífices de las medidas, ajustes, prioridades y planes que tendremos que adoptar de cara a esta crisis. Es inaceptable que ante este escenario, simplemente se nos conteste que debemos esperar que Hacienda decida si remitirá o no las remesas, cuándo lo hará y si finalmente lo hará a junio de 2016. ¿Qué hacemos mientras? ¿Nos cruzamos de brazos? ¿Seguirán los Rectores y Rectoras enviando “peticiones” a la Administración Central para que sea allí de manera centralizada y en desentendimiento de las prioridades y el día a día de lo crucial en la Universidad decidan cuáles son “asuntos necesarios” y cuales “asuntos discrecionales”?

Y ¿qué son para los funcionarios de presidencia asuntos “discrecionales”?. ¿Cómo determina un director de finanzas o de presupuesto si se ofrece o no un curso, si se contrata o no a una profesora de literatura, de historia, de arte, de teoría de género, de teoría jurídica? ¿Cómo compara la importancia, necesidad o discrecionalidad de eso en el sistema, en una Facultad, en un Recinto frente a otro? Parecería que conforme se han implantado y atendido las cosas, un asunto “no necesario” es un docente, los docentes parecen ser prescindibles. De hecho, que el docente que se contrata, si se contrata, pueda contar con la estabilidad de empleo necesaria para invertir tiempo en la preparación de un curso no parece ser tan prioritario como garantizarle la nómina a relacionistas públicos de la Universidad o a empleados de las vice-presidencias. En el estado de cosas, si una se deja llevar por este, parece que están claras las prioridades, pues no hay que olvidar que cada vez más aumenta la cifra de recintos que tienen docencia por contrato o que corta su plantilla docente. ¿Es innecesario, preguntaría, el que una facultad pueda contar con condiciones en su profesorado para que estos puedan tener al menos cierta garantía de que el tiempo que invierten en una investigación o en un nuevo curso, no se eche a perder porque que no sabe si podrá continuar o no el próximo semestre? ¿Es poco o no importante la actividad creativa? Y como esas, otras tantas preguntas que el estado de cosas parece contestar pero que la forma en que se han establecido la toma de decisiones no nos permite cuestionar.

Cabe preguntarse, si las medidas de “emergencia fiscal” que ya parecen ser la norma (como la congelación de plazas, la congelación de transacciones de personal, eliminación de viajes, sabáticas, contratación de docentes de manera precaria y sin garantía en el año académico) contemplan revertirse. Si la respuesta es que no, entonces es inaceptable el status quo y siendo inaceptable, no podemos conformarnos con que las medidas de “ajuste” de esta nueva emergencia lo que persigan sea mantener las cosas “iguales” a expensas de lo que ya se está sacrificando, que es mucho. Por el contrario, es urgente que la toma de decisiones se haga de forma tal que se tome en cuenta qué y quienes, es decir, a expensas de qué es exactamente que se mantiene el status quo y ciertas partidas de nómina en la Universidad. No basta con que el Director de Presupuesto diga que “todos estamos en consenso en que la nómina hay que pagarla” No sé. Antes bien, yo me preguntaría ¿a qué partida de nómina nos estamos refiriendo? Me vienen a la mente una gran cantidad de puestos, empleos de confianza o puestos administrativos que ante la precariedad de tantos otros renglones indispensables universitarios –sobre todo la situación de los docentes por contrato-, deberían como mínimo ajustarse o eliminarse. Si hay escasez entonces hay que reajustar prioridades.

sí, todo esto hay que discutirlo, aunque provoque diferencias y desavenencias, porque lo cierto es que mientras se dice que se tomarán medidas de “ajuste” para asegurar la situación tal cual está, hay demasiado en medio. Es deber preguntarnos: en mantener la situación tal cual está, ¿qué perdemos? ¿quién tiene en sus hombros el peso de las medidas de “ajuste”?, ¿la calidad de la educación? ¿la calidad del docente? ¿el acceso a una educación de calidad? ¿las condiciones precarias de empleo de docentes por contrato? ¿las condiciones inaceptables de trabajo de muchas facultades que se van despedazando?. Si todo lo demás permanece inalterado, con estas actuaciones “fiscales”, la implicación es que se están sacrificando los aspectos principalísimos de la Universidad, aspectos de docencia, de conocimiento y de calidad de la investigación, mientras permanecen inalterados otros aspectos que son intocables pero que hace tiempo debimos poner bajo lupa. Esto es vital si es queremos mantener un plan prioritario de carácter académico y no meramente un plan de “cash flow”. 
En esta línea, hay preguntas que debemos exigir que la administración de la Universidad conteste: ¿Cuál es la proporción entre el personal administrativo, el administrativo de confianza, el no docente y el docente en la Universidad? ¿Cuál es la proporción de empleados regulares, de aquellos en puestos de confianza, de las vice-presidencias y otros sectores administrativos, como decanatos y otras oficinas, vis a vis las plazas de docentes regulares, los contratos parciales de docentes y las condiciones de estos para cumplir con los tres aspectos medulares que se nos exige a los docentes: enseñanza, investigación y servicio? ¿Porqué mantener todo intocable y dar la apariencia de que se está garantizando la operación de la Universidad cuando en realidad el mantener las cosas como están, sin un plan, y sin el establecimiento de prioridades, implica la desaparición de la Universidad, su entrega al mercado, su corporativización, el detrimento diario y la extinción del quehacer docente y universitario? 

Por otra parte, si estamos en un escenario de crisis y de escasez de recursos, ¿Cómo es que surgen de pronto rumores de “becas presidenciales” para ciertas personas y ni siquiera se someten esos escasos recursos a convocatoria de la comunidad académica? Peor aún, ¿cómo es que en esta crisis y habiéndonos dicho que es inevitable la congelación de plazas y la congelación de transacciones de personal, no solo se emitan becas “presidenciales” sin convocatoria sino que además, se les imponga el reclutamiento de estas personas como interés “institucional” a Rectores, Facultades y Comités de Personal desde arriba, al margen de los procesos de reclutamiento reglamentario y sin convocatorias ni seguidos por los principios de mérito? No me constan estos asuntos pero se trata de secretos a voces que es hora que se aclaren. 

En resumen, es inaceptable que ante este escenario fiscal y presupuestario en la Universidad y en el país, que la comunidad académica no haya sido convocada para como mínimo darle una explicación. Nos merecemos mucho más que escuchar que a los Rectores se les convocó para “darle instrucciones” para que hagan recortes o ajustes, o imponerle criterios “operacionales” que no toman en cuenta las prioridades que debe tener la Universidad en este escenario. No podemos seguir funcionando en negación, como si los “ajustes” de “aquí” y de “allá”, a pesar de que garantizan la “nómina”, nos garantizaran el funcionamiento de la Universidad y las condiciones de empleo justas. No es así, y mientras esperamos por la “buena fe” o el “compromiso” de Hacienda o el lugar que el gobierno quiera darle a la Universidad, mientras esperamos a ver qué nos depara el fin del año fiscal, la Universidad nos desfallece en los brazos. 

Lo cierto es que estamos en un momento crucial para hacer una introspección profunda y sin ambages emprender una revisión de las estructuras ineficientes de la Universidad. Todo, todo debe estar bajo análisis y revisión, incluso, el diseño ineficiente de la operación centralizada de la universidad y de los 11 recintos. Es el momento para eliminar duplicidades, para poner las prioridades donde van, no para hacer a la Universidad una más corporativa o eficiente a lo que dicta el mercado, sino para afianzar unos principios universitarios de cara a este nuevo siglo. Desavenencias, por supuesto que las tendremos, pero hoy por hoy mientras no nos insertemos, son otros, ajenos a los intereses universitarios y al interés público, quienes toman y delegan las decisiones, decisiones que en el corto o en el largo plazo lamentaremos de una forma u otra. 

Pienso que es imprescindible que cada sector se reúna de manera urgente, que exija transparencia; que las unidades y los Rectores celebren reuniones para informar a cada componente universitario sobre el estado de cosas de manera responsable y que convoquemos para diseñar un plan participativo en el que todos y todas tengamos algo que decir; un instrumento para que se prioricen los asuntos verdaderamente universitarios. No podemos esperar más. 
###

24.1.16

Diálogo Jurídico sobre Intersexualidades (En preparación para VI Coloquio ¿Del otro lado?)

Los y las estudiantes de Derecho UPR Francisco Cabrera, Gerardo Lebrón, Yulia Gómez, Yara Larí Gorbea y Rocío Alonso invitan a una discusión sobre el tema de las sexualidades, visto desde la perspectiva jurídica. Este diálogo, que se inició por estos mismos estudiantes como parte del curso de Teoría General del Derecho el semestre pasado, en esta ocasión se amplía y profundiza y sirve de antesala al VI Coloquio ¿Del otro la'o?: perspectivas sobre sexualidades queer. 

Me alegra inmensamente ver ese compromiso de que el diálogo del salón de clase se extienda más allá de la Escuela de Derecho y que haya producido un quehacer propio en otros espacios y ámbitos. Es precisamente eso lo que habría que intentar y promover una y otra vez, continuar con las reflexiones, el pensamiento, la crítica y la ampliación, hacia otros públicos y quehaceres, de aquello que se piensa y se dialoga en las aulas universitarias.

Bravo por ellos y ellas y por el Coloquio. 


4 de febrero de 2016.
10:30 
UPR Mayaguez-Salón Tarzán

20.12.15

Luchar con papel y lápiz (Reflexiones)

El viernes pasado concluimos nuestros cursos en el Complejo de Rehabilitación para Mujeres en Bayamón que forman parte del Proyecto piloto de la UPR, Río Piedras. El proyecto está encaminado a que estudiantes del sistema penitenciario puedan completar un Bachillerato en Estudios Interdisciplinarios y al momento incluye cursos de Ciencias Sociales, Español, Humanidades y una electiva en Introducción al Derecho. La profesora Edna Benítez coordina el proyecto desde la Facultad de Estudios Generales. Este semestre y desde el complejo de Bayamón, la  profesora Ana Matanzo y yo tuvimos el privilegio de ofrecer el curso de Introducción al Derecho.

Relatar cada una de las dimensiones de esta experiencia es difícil pues se trata de una de las más enriquecedoras, retantes e intensas experiencias que quizás pueda tener un docente. Pero baste decir que culminamos un semestre lleno de aspiraciones y de deseos de continuar, aprender y actuar a partir de todo lo que pudimos conversar, pensar y compartir con nuestras estudiantes, todas mujeres de mucha inteligencia, tesón y de experiencias muy duras que sirven de barómetro para entender un poco más al país. No podría hacerse buena política pública respecto al fenómeno carcelario, el derecho criminal, penal y penitenciario, por ejemplo, sin tomar en cuenta experiencias y saberes concretos que solo pueden apreciarse de estos contextos. En el caso de la perspectiva de género es aún más urgente conocer estos saberes y escuchar atentamente lo que tienen que decir estas voces. La profesora Matanzo y yo nos proponemos escribir una reflexión sobre este proceso. Esta entrada, sin embargo, le pertenece a las estudiantes. Ellas, como en otras entradas, quisieron compartir por aquí en Derecho al Derecho, una reflexión final sobre el curso y nos regalan sus palabras, palabras que como una de ellas describe, son su mejor arma. Siguen sus reflexiones sobre el curso. Gracias a las cinco estudiantes por compartir sus saberes y experiencias con nosotras y por acoger este proyecto universitario. Su acogida le da luz a la Universidad. Seguimos.

Coraly Campos Rodríguez
El sabio silencio
El Derecho me apasiona y aunque quizás conocía algunos derechos constitucionales, durante el semestre fui adquiriendo nuevas enseñanzas. Conocer nuestros derechos como ciudadanos es un deber de cada persona pero conocer mis derechos como confinada es una obligación. Quien no conoce sus derechos está sometido a que los violen. En esta población donde constantemente vemos cómo pisotean nuestros derechos, quienes vivimos bajo la opresión del sistema debemos defendernos con inteligencia. Hace algunos días una persona muy especial y a quien amo mucho me dijo estas palabras: “La ignorancia grita, la inteligencia calla”. Y esas palabras me hicieron reflexionar en cómo gritar pero inteligentemente.

Para hacer valer mis derechos dentro de este sádico sistema solo hay una manera de luchar y es en silencio, pero con papel y lápiz.

Quiero agradecer a las profesoras Érika Fontánez y Ana Matanzo por sacar de su tiempo y por regalarnos un poco de su gran sabiduría. La libertad física nos la puede quitar cualquiera, el conocimiento adquirido no lo quita nadie. Yo haré valer mis derechos y lucharé hasta la victoria.

Thais Ayala Durán
Le doy gracias a Dios por la oportunidad que me ha dado de formar parte de la Universidad de Puerto Rico. En medio de mi oscuridad puedo ver la luz a través de mis estudios. Me siento sumamente orgullosa, he aprendido mucho sobre el Derecho y leyes que desconocía. Ha sido una fuente de inspiración y motivación el poder instruirme y capacitarme aún con mis limitaciones que no han sido impedimento para continuar. Incluso me siento tranquila porque me preocupe prestar mucha atención para poder retener y aprender aún más para poder ayudar a otros en el presente y futuro. Gracias a este proyecto he podido visualizar las cosas de otro punto de vista. Es una experiencia única.
Gracias a las profesoras Lic. Érika Fontánez y la Lic. Ana Matanzo por su dedicación, compromiso, esfuerzo, respeto y confianza.

Omayra Torres Sánchez
Semestre escolar. Asignatura predilecta. Definitivamente este periodo escolar ha sido para mí de gran aprovechamiento. Me ha brindado muchas herramientas para poder luchar por mis derechos; me ha dado una nueva inspiración para seguir en pie de lucha por lo que creo y por lo que anhelo. Esta experiencia en la asignatura de Introducción al Derecho me ha ayudado a aferrarme a lo que realmente me apasiona y a dejarme claro, una vez más, que nací para luchar. Agradecida eternamente.

Sharelys López Pérez
Este curso fue muy interesante y de gran ayuda para todas nosotras. Para mi en particular me ayudó a entender lo que es justicia y derecho y los distintos tipos de éste que existen. En el transcurso de mi vida académica jamás pensé que fuera a interesarme por tan importante e interesante curso. Pero, por circunstancias de la vida, tuve que pasar por este proceso de encarcelamiento para llegar a tomar este excelente curso.

En cuanto a temas que quiero recomendar para una “futura” segunda parte del curso serían: Añadir otro taller con algún licenciado o licenciada criminal que nos brinde información necesaria para cada caso en particular de cada estudiante. Otro tema sería las parejas lesbianas en la institución y sus derechos. Además, indagar más sobre los derechos femeninos, en particular de las privadas de libertad.
El Proyecto de la UPR (Río Piedras), en conjunto, es uno que le da a entender a aquellas personas que están privadas de libertad que no todo está perdido. Por lo tanto, a todos y todas mis compañeras (que están en mi misma situación), les recomiendo el curso y el programa en general.

Sé que existen personas que no creen en la educación carcelaria ni mucho menos en el proyecto de la UPR, Río Piedras. Por lo tanto, nosotros (as), los y las privadas de libertad, tenemos que demostrarles a esas personas que están equivocadas y que la mejor arma de un ser humano es la educación. Esto lo damos a demostrar cuando decimos o nos defendemos con palabras educadas y con propiedad, que muchas veces son más fuertes que mil palabras soeces.

En fin, por estas y muchas razones más es que no me arrepiento de haber tomado tan excelente decisión al matricularme en este proyecto. Gracias a las inigualables profesoras (Érika Fontánez y Ana Matanzo), por su esfuerzo, dedicación y paciencia para con nosotras. Les deseo lo mejor del mundo a ambas y mucho éxito profesional. ¡Gracias!.

Yomaira Ramos Rosado
Mis estudios
Estoy sumamente agradecida con Dios porque he podido ver sus milagros en mi. En mis estudios universitarios una de las cosas que he podido aprender es saber lo importante que es prepararse para un mejor futuro. También, me he podido dar cuenta que el que quiere puede lograr sus metas. A pesar de la sentencia que tengo que cumplir en prisión, los estudios a nivel académico me han beneficiado al prender cosas nuevas, desde el saber de la historia del mundo, hasta saber cuáles son mis derechos. Gracias a las profesoras Edna Benítez, Wanda Ramos, Érika Fontánez y Ana Matanzo por dedicar parte de sus vidas a nosotras las confinadas y los confinados para que podamos cumplir un logro como este.

2.12.15

Derecho Constitucional a la Rehabilitación es más que la doctrina de deferencia a una agencia administrativa


Este caso nos interesa y le estaremos dando seguimiento al tema. Hemos visto de cerca lo que detalla el Juez Estrella en su opinión disidente. En un asunto como este lo que está en juego es el estándar constitucional hacia una política pública dirigida a la rehabilitación y ese estándar, el Tribunal Supremo debería desarrollarlo con rigor. Es un error adjudicarlo bajo el crisol laxo de una doctrina proveniente del Derecho Administrativo como es la deferencia judicial, cuyo desarrollo -sabemos y lo hemos expuesto así en el pasado- ha sido hacia una flexibilización que raya en la abdicación de la función de revisión judicial, amparada en la "deferencia" al expertise de la agencia, una doctrina de expertise que nació en una época muy distinta a hoy día, en que la legitimidad del expertise del Estado está en cuestionamiento.

Por el contrario, se trata, como apunta la Jueza Rodríguez, de un mandato constitucional que sabemos -y todos saben- que las agencias concernidas e incluso la legislación penal, en más de una forma, pasan por alto.

Va un fragmento de la reseña de Joel Pizá en lo pertinente a las opiniones de la Jueza Rodríguez y el Juez Estrella, que apuntan en la dirección correcta.

 La Hon. Anabelle Rodríguez Rodríguez emitió las siguientes expresiones en la resolución, a las cuales se une la Hon. Maite Oronoz Rodríguez:
“Por entender que el Manual para la clasificación de confinados establece un proceso orientado a la rehabilitación del convicto, declararía ha lugar el recurso de reconsideración presentado. Indudablemente, este proceso de clasificación aspira a ubicar al confinado en el nivel de custodia menos restrictivo posible en atención al comportamiento de éste durante el término de su reclusión. Criterios subjetivos exógenos, tal y como las particularidades que resultaron en su sentencia, no deben incidir en lo que supone ser una evaluación objetiva de su comportamiento dentro de la institución penal. En el pasado, al afirmar que la conducta nociva remota de un confinado debe ceder ante comportamiento reciente satisfactorio, hemos afianzado nuestro compromiso con el mandato constitucional de propender “el tratamiento adecuado de los delincuentes para hacer posible su rehabilitación moral y social”. Const. P.R. Art. VI, Sec. 19. Véase, además López Borges v. Adm. de Corrección, 185 D.P.R. 603 (2012)”. (énfasis de este blog)...
El Hon. Luis Estrella Martínez emitió un voto particular disidente, al cual se unió la Jueza Presidenta, Hon. Liana Fiol Matta. Manifestó que la realidad del Sr. Moisés Ibarra González es el “modus operandi” del Estado en lo que a reclasificaciones de custodia se refiere, al punto que el propio perito del Estado lo ha denunciado en el caso Morales Feliciano. En síntesis, adujo que a pesar de que un confinado obtenga en su evaluación de reclasificación de custodia una puntuación objetiva indicativa de un nivel de custodia menor, las normas reglamentarias del Departamento de Corrección y Rehabilitación fomentan que sus funcionarios ejerzan un nivel de discreción con criterios altamente subjetivos y arbitrarios que tienen el potencial de revocar la puntuación obtenida por el confinado, a través de sus estudios, buena conducta, ausencia de querellas y otros factores objetivos revocar la determinación del Departamento. Concluyó que en el presente caso la agencia actuó de forma arbitraria, no se basó en evidencia sustancial y su determinación es contraria a derecho.


---
--- Va un fragmento de la excelente Opinión disidente del Juez Estrella y que debería ser apenas el comienzo del desarrollo de una doctrina acorde para este tipo de casos. ---


"Resulta altamente preocupante la aplicación de criterios discrecionales tan subjetivos y arbitrarios como, por ejemplo, “tener aspecto delgado o frágil” o “ser homosexual”, entre otros, para perpetuar la práctica de mantener en custodia máxima a confinados que han demostrado -con factores objetivos- que son merecedores de un nivel de custodia menor. Además, las medidas discrecionales reproducen criterios contenidos en los factores objetivos para acomodaticiamente darle un peso desproporcional a criterios ajenos a la conducta del confinado. Ello, contrario a nuestra jurisprudencia y al mandato constitucional y legislativo de rehabilitación. (énfasis de este blog)

Las modificaciones discrecionales utilizadas por el Departamento tuvieron el efecto de lesionar el derecho fundamental del peticionario a una rehabilitación, así como imponer un peso arbitrario, caprichoso y excesivo a las características de la conducta por la cual fue sentenciado. Ello, en contraposición con el propósito de las reclasificaciones de custodia, que tienen como objetivo dar más peso a la conducta institucional del confinado."


poder, espacio y ambiente's Fan Box